viernes, 31 de mayo de 2013

Rock and Posse



Durante  años la discusión sobre el rock y la música en vivo en San Isidro quedaba esparcida arriba de una mesa de bar o contenido dentro un estudio insonorizado. Entre proyectos nunca realizados, y algunas intenciones casi nunca concretadas de tomar los espacios públicos, la necesidad de expresión en el lugar de origen siempre estuvo ligada a la decepción de no lograrlo, ante la indiferencia de un aparente municipio cerrado a este tipo de propuestas.

Al parecer nuevas miradas acompañan nuevas motivaciones políticas de un renovado Gustavo Posse, que con demostrado entusiasmo se reunió sin una agenda concreta, con músicos, productores, e integrantes de la comunidad artística y cultural del San Isidro suburbano.

Fue un interesante intercambio, nunca antes realizado en todos estos años del gobierno municipal, hubo opiniones, reclamos y propuestas para que de una vez por todas se pueda lograr desmitificar al rock e integrarlo como otro eje fundamental de la cultura de este distrito. Y así alcanzar quizás algo del brillo y el protagonismo que supo tener en otros tiempos a la formación de grupos que posteriormente alcanzaron el reconocimiento popular.

Eran casi las nueve de la noche y allí estaban, como nunca, reunidos simbólicamente dentro un estudio de grabación, el intendente junto a músicos, artistas y productores, conversando sobre un tema que se creía tabú: el rock en San Isidro. ¿Será que escribiremos una historia sobre que en una noche fría en los estudios TDR Recording Studio de Lucas Becerra fue el punto partida para una nueva etapa del rock en San Isidro? No lo sabemos aún, pero si podemos estar seguros de que fue un gesto significativo tras años de reclamos y desencuentros.

Durante la reunión los músicos y productores les presentaron a Gustavo Posse y a Eleonora Jaureguiberry, la subsecretaria de Comunicación y Cultura de San Isidro,  un primer proyecto titulado “Proyecto Música San Isidro 2012” que lleva las firmas del productor Gonzalo Collado y el músico Lucas Becerra, y el acompañamiento de Gustavo Hirsch.

Al salir del encuentro el intendente aseguró: “Muy buena reunión, me parece que es el primer paso, fue una reunión bastante ordenada respecto del diálogo. Yo aprendí mucho, así que se abrió ahora una instancia de algo que tiene que convertirse en un proyecto viable, que es un proyecto cultural, un proyecto de rock en sentido amplio. Pero que viable quiere decir que se extiende en el tiempo, que va a tener continuidad, que va a trascender en el tiempo”.
 
Gonzalo Collado, uno de los impulsores del proyecto, destacó que “lo importante es haber generado el contacto, que nos hayan escuchados, y que organizados tenemos una idea en común”.

El rock parece haber hecho los primeros pasos para una conciliación con las fuerzas gubernamentales, situación no menor para que el reconociendo postergado le llegue a muchas bandas y artistas que lo tienen afuera de su propio lugar de origen.  
El rock es arte, el rock es música, el rock es ruido, pero también el rock es identidad, y si le dan el lugar que se merece como eje cultural, hasta incluso puede llegar ser un elemento de identificación sanisidrense.

Nota por Matías Suárez

No hay comentarios:

Publicar un comentario