martes, 22 de octubre de 2013

“Lo más importante es pasar la mayor cantidad de tiempo tocando en una sala de ensayo”

Bochi, bajista de Massacre, nos cuenta su historia como músico, los comienzos en la banda y toda la evolución que los llevó a ser una de las bandas más importantes de la escena.
                                   



“Yo tendría cerca de 13 años cuando arranqué  a tocar y con dos compañeros de la escuela  armamos una banda, éramos chicos. Antes de que aprendiésemos algo, consigamos instrumentos y un lugar para ensayar  teníamos el nombre para pintar con aerosol en la pared. Así arranqué con un par de clases de guitarra pero después me gustó más el bajo y cambié”, recuerda Bochi acerca de sus comienzos. 

¿Continuaste con esas clases o pasaste a ser autodidacta?

Fue raro porque al principio como no sabíamos tocar  ni una nota, ni nada, así que era importante aprender lo básico para tocar las canciones de los grupos que nos gustaban. Para mí al comienzo lo que más me servía eran los ejercicios de digitación, para saber mover las manos, pero me di cuenta que lo importante era el tiempo que pasaba en mi casa tocando y también pasar la mayor cantidad de tiempo en una sala tocando más que en una clase con profesor. Por eso me armé mis propios métodos para aprender  y mientras fui a la escuela me enganché en cada banda que pude  para tener más ensayos en la semana,  pensaba que saber tocar más canciones era la mejor manera de aprender.  Muchos años después tomé un par de clases pero no duré mucho y al toque volví a mi método autodidacta.

¿Cómo se dio tu ingreso a Massacre?

Yo tocaba en un grupo que se llamaba “Uaita”, compartimos algunas fechas con Massacre y además era amigo de Fede que hacía poco había empezado a tocar con ellos. Entonces cuando se fue el bajista anterior él les hablo de mí y me invitaron a un ensayo a probar. Estuvo muy bien  porque había una gira al norte del país apenas un mes después y me tuve que apurar a sacar muchos temas en poco tiempo y me parecía la mejor manera de empezar. Los shows de esa gira me gustaron mucho. El viaje y convivir unos días hizo que nos conociéramos mejor y al poco tiempo, cuando tocamos en Buenos Aires ya me sentía bien en la banda y con los temas. Justo se dio que con mi grupo anterior “Uaita” estábamos llegando al final de una etapa y queríamos parar un poco así que pude comprometerme con Massacre.

 ¿Qué cosas crees que se modificaron en la banda desde tu ingreso?

La idea del principio fue que tocase los temas que ya estaban como eran, pero  yo entré justo para la composición de “Aerial”  donde tuve toda la libertad en los temas nuevos de tocar lo que quería. Me llevó bastante tiempo acoplarme a su estilo porque yo venía de una banda donde el bajo era muy protagónico, con más notas y más arreglos, mientras que en Massacre  la base es más lineal con más variedad de intensidades y matices. Al principio me parecía que iba a ser fácil pero no.  Me costó bastante agarrarle la onda porque yo venía de tocar todo muy al palo; y me sigue costando. Creo que el resultado de eso, cuando realmente hubo una modificación del sonido y del concepto, fue  varios años después cuando se afianzó la formación actual con Charly en la batería. Los cambios de integrantes nos hicieron perder mucho tiempo, más por haber cambiado dos veces de baterista. Lleva tiempo que el bajo y la batería toquen juntos bien y sentirse cómodos; tuvimos  y tenemos que practicar bastante.


¿A qué atribuís la mayor repercusión que tiene la banda hace unos años?

Creo que fue por muchas cosas a la vez: primero que nada la difusión que aportó la compañía, los festivales, abrirle a varios grupos internacionales, muchas bandas que nos mencionaban como influencia, coincidiendo con un buen momento de la banda. La salida de el disco “El Mamut” fue una bisagra total para nosotros, porque empezaron a pasar cosas que nos sorprendían mucho: la llegada a Obras, el Luna Park, salir de gira con los “Fabulosos Cadillacs” por México y todas esas cosas que hicieron que la prensa nos dé más bola, que nos pasen en cualquier tipo de radio y poder empezar a recorrer el país tocando en todas las ciudades y no sólo en Córdoba y Rosario como hacíamos antes. Pienso que fue fruto de una carrera larga en la que pusimos mucho trabajo y tiempo.

¿Pensás que ese salto modificó un poco el estilo que siempre tuvieron?
La verdad creo que no. No sé cuál era el estilo que siempre tuvimos porque cada disco tiene un estilo diferente. Sí pienso que hubo una evolución natural como músicos, como personas, que ahora tocamos mucho mejor, y que de entrada nos animamos a composiciones más ambiciosas y complejas. Creo que ahora hacemos las cosas más tranquilos y, en todo caso, el salto que dio la banda nos sumó profesionalismo para trabajar mejor, pero no creo que tenga que ver con lo musical. Ahora hay más gente que nos conoce y que opina de Massacre bien o mal, pero a nosotros nos sigue gustando lo mismo que antes.


¿Qué equipamiento utilizás actualmente?

El equipamiento que uso es muy simple: Ampeg SVT 350 con una caja Ampeg de 15´´ y otra caja Ampeg de dos de 12´´. Siempre uso en vivo el  pedal Sansamp como caja directa, con un poco de efecto, y un micrófono en la caja de 15´ del equipo. Tengo un bajo Fender que lo uso con otra afinación para algunos temas y otro bajo de luthier (Gustavo Cícero), que es el principal. Ese bajo es una gloria para mí. Hace muchísimos años que somos amigos con Gustavo y él me decía siempre que quería hacerme un bajo, que sabía lo que yo necesitaba, y yo lo deje hacer todo como a él le parecía. Sólo le lleve una foto con la forma que me gustaba y que había visto en una marca inglesa (Burns) y en un tiempo record me llamó que ya lo tenía listo. Me encanta el sonido que tiene, esta re bueno. Todos los fines de semana después de tocar me preguntan por el bajo, y me parece una buena opción hacer un instrumento personalizado. A veces el logo de una marca no garantiza nada.

¿Qué les espera para el resto del año?

Este año estuvimos de gira por muchas provincias y tocamos mucho en Buenos Aires también. Ahora, pronto, están los festivales y tenemos unos shows gratis: sábado 26 de Octubre - Sprite Urban Tour - Estadio Malvinas Argentinas gratis y el domingo 3 de Noviembre en el Quilmes Rock. Antes de fin de año iremos a las provincias que nos faltaron. Mientras estamos en la sala, preparando el próximo disco, que supongo que grabaremos el año que viene.



No hay comentarios:

Publicar un comentario