lunes, 22 de julio de 2013

“Nunca hay que perder el foco, hay que seguir, estudiar, progresar, innovar y crecer”

Entrevistamos a Maxi Larreta baterista de Blues Motel, docente y un incansable estudioso del instrumento.


     “Tenía 12 años y en el colegio donde iba todos los años se hacía una “feria de la creatividad”. Dentro de ese evento los alumnos que tocaban algún instrumento armaban una banda y tocaban. Fue ahí donde vi y escuché por primera vez una batería frente a mí y dije, “¡No, yo quiero esto!”. Eso fue en 1995 y al año siguiente estaba tocando en ese evento. Me acuerdo patente el día que mi viejo le sacó el asiento al Citroën 2CV y me llevó a comprar la batería. Esos primero meses fueron increíbles, volvía del colegio y me ponía a tocar todos los días. Todavía tengo esa batería y espero tenerla para siempre”, explica Maxi Larreta, dando fe de cómo empezó su amor por la batería.


 ¿Tomaste clases o fue estudio autodidacta?

Tomé clases desde1996 hasta el 2000 con Guillermo López Galán. En 2002 entré en el “Conservatorio J.J. Castro” y también seguía tomando clases particulares con Guille. Del 2007 al 2009 tome clases con Marcelo Mira y en 2012 arranque con Jorge Araujo. Creo que es muy importante estudiar cualquier instrumento, como también tomar al profesor como guía pero no depender de él, ya que el camino lo tenés que ir haciendo vos mismo. Tuve la suerte de tener a estos maestros que no sólo me enseñaron el instrumento sino también a escuchar, ver y respetar la profesión.

¿Quiénes fueron tus principales referencias?

Obviamente que uno toma al profe como referencia automáticamente, más cuando vos decidís estudiar con alguien y no porque te mandan a ese profesor. Así que forman parte de las referencias por ser grandes bateristas Guillermo López Galán, Marcelo Mira y Jorge Araujo. Después me fueron gustando los bateristas de las bandas que escuchaba, Charlie Watts, John Bonham, John Densmore, Ringo Star, Elvin Jones, Héctor “Pomo” Lorenzo en Invisible. También me pasa que me gusta el baterista y no la banda, o al revés, pero ahí ya es solo una cuestión de gusto. 


 ¿Cómo surge tu interés por dar clases de batería?

Lo primero fue tomarlo como una salida laboral. Creo que la mayoría arranca dando clases para ganar los primeros pesos “con la música”. Pero con el tiempo me fui metiendo mas, buscando nuevas cosas, libros, data, perfeccionándome, etc. Son muy importantes para mí las clases, vos guías al alumno por experiencias propias, le das las herramientas para ir por un lado o por otro, pero no siempre es la última palabra. Como siempre le digo a mis alumnos: “acá aprendemos los dos y es acá (en la clase) donde tienen que sacarse las dudas, pifiar, equivocarse y arrancar otra y otra vez, hasta que salga. No ensayando o cuando salís a tocar”. Todo nace en la clase y en las horas de estudio que le des al instrumento.

Siendo sesionista, ¿qué considerás que debe tener un baterista más allá de la técnica para poder interpretar varios estilos?

Técnica primero que nada. Después tenés que escuchar mucha música, distintos géneros y tener algunos “yeites” de cada estilo. Y lo más importante para mi es tocar en función de la música, interpretar el tema que vas a tocar o grabar y entenderlo, entender la forma, la estructura, con eso tenés gran territorio ganado. Otro punto importante es el gusto y no mostrar todo lo que sabés en un tema o en un fill. Hay que aportar lo que necesita el tema, ni más ni menos.


 ¿Cómo comenzaste a tocar en Blues Motel?

Fue muy loco y sobre todo inesperado. Me llamaron un domingo para tocar el sábado siguiente. Me pasaron los temas ese día, se ensayó el jueves de esa semana y el sábado estábamos tocando en el Teatro de Flores. ¡Fue increíble! Estuve un par de shows como reemplazo y a fin de ese año (2009) pase a formar parte. No fue fácil para mí ocupar el lugar que dejó el baterista original durante 20 años. Te pasan mil cosas por la cabeza, pero son desafíos que queda en uno afrontar y darle para adelante. Pegamos muy buena onda del principio y aparte de que son excelentes músicos todos. Son increíbles personas, humildes, siempre me hicieron sentir uno más, eso fue importantísimo para mí.
 ¿Cómo empezó tu vínculo con las marcas que te representan?

El vínculo con Turkish salió a raíz de la grabación del último disco con Blues Motel, en septiembre 2012. Ya conocía los platos y gracias a Ariel Gurdo de FAmusic arrancó todo. Tuve la suerte de elegir el set que necesitaba para grabar ese disco y después de unos meses me dieron el notición que formaba parte de la firma y que tenía el apoyo de la marca. ¡Increíble! Y con Gretsch tengo relación hace años, cuando me regalé para un cumpleaños una Catalina Maple. Por suerte este año tengo un apoyo más grande.  Desde el día uno me enamore de estas baterías y que te den una mano es “el sueño del pibe”. Igualmente mas allá de lo que te puede dar el ser endorser  yo lo tome como un regalo. Después de 17 años tocando, estudiando y dedicándome seriamente a esto, tener el apoyo fue muy importante y estoy feliz con esto, aunque nunca hay que perder el foco, hay que seguir, estudiar, progresar, innovar y crecer. 

¿Qué set utilizás actualmente?             
               
Uso baterías Gretsch: una Renown Maple (10”, 12”, 14”, 16” y 22”) y una Catalina Jazz (12”, 14”, y 18”). Dependiendo el proyecto y el show elijo con cual tocar. También cambio los tambores; uno que uso muchísimo es un Gretsch New Classic Maple de 14” x 6.5”. Platos uso Turkish y también los voy cambiando. Tengo Hi-hat Classic de 13”, Crash Sehzade de 17”, Crash Rock Beat Raw de 18”, Ride Classic de 20” y Ride Vintage Soul de 20”. El hardware es todo Gibraltar series 5600 y 6600.


 ¿Hay bateristas "nuevos" que hayas escuchado y te hayan sorprendido?

¡Sí! En realidad no sé si es “nuevo” o hace poco que yo lo descubrí, pero Benny Greb es un animal. Si alguien no lo conoce, búsquenlo, hay muchos videos en la web.  Me pasó lo mismo años atrás cuando descubrí a Marco Minnemann. Son terribles bateristas y al verlos tratás de aprender algo de lo que hacen y decís “uf, bueno, a ponerse a tocar”. 

 ¿Qué proyectos tenés a futuro?


Busco todo el tiempo hacer cosas, soy bastante inquieto, quiero seguir estudiando y creciendo, en un largo y difícil camino. Tengo un proyecto que espero llevar adelante antes de fin de año pero como soy muy cabulero y no quiero quemarlo todavía no lo voy a dar conocer, y me faltan cerrar algunas cosas, pero ni bien este lo largare por mi web (www.maxilarreta.com.ar)



lunes, 15 de julio de 2013

La columna de Martín Yubro

Modo Frigio

En esta 6ta entrega seguiremos hablando de los modos de la escala mayor, hoy tenemos el modo Frigio.

Frigio (es el modo que corresponde al III grado de la escala pero usado como primero, sería la escala de Ab mayor comenzando en C).

C   Db   Eb   Fm   Gm   Ab   Bb

                                    T     T    ST    T      T    ST


Las tétradas resultantes de esta escala son:

Frigio

Cm7   Dbmaj7   Eb7   Fm7   Gm7b5   Abmaj7   Bbm7

                         T          T       ST      T            T           ST










a diferencia de

Eólico


Cm7   Dm7b5   Ebmaj7   Fm7   Gm7   Abmaj7   Bb7

                         T           ST          T        T       ST         T

       

La diferencia entre la escala Eólica (natural) y la Frigia esta en el II grado, que en la eólica es mayor (entre Cy D hay 1 tono de diferencia) y en la frigia es menor (C y Db). Por lo que sumando esta nota (Db) al acorde de I grado nos queda un acorde mb9o m7/b9. La 9na es la misma nota que la 2da pero una octava más arriba.
El acorde característico del modo resulta ser Cmb9 ó Cm7/b9.

4/4     Cm7    /    %    /    Dm7    /    %    ://

Para escuchar su sonido podemos tocar entonces la escala de Ab mayor sobre el acorde de Cm resaltando la nota Db que es la segunda menor de C y sobre el Dm7 tocar la escala de Bb mayor resaltando la nota Eb que es la segunda menor de D.
Luego podemos sobre el acorde de Cm7 solamente, alternar entre la escala de Cm natural (modo eólico) y la escala de Ab mayor (modo frigio).

Una progresión muy usada de este modo es tocar el I grado y el II.

4/4    Cm7    /    %    /    Dbmaj7    /    %    ://

Nos dará un sonido que muchas veces se lo llama “árabe”, “español”, “flamenco” etc…
Es un modo muy usado en el Heavy. Por ejemplo la base de la estrofa de “Symphony of destruction” de Megadeth, que toca:

4/4    F5    E5    /    %    /    E5    G5    E5    /    F5    E5    ://



Está usando el modo de E frigio. E es III grado de C mayor.

Cmaj7    Dm7    Em7    Fmaj7    G7    Am7    Bm7b5


Este modo tambien es usado y llamado Frigio dominante. Es el V modo derivado de la escala menor armónica aunque nos ocuparemos de él en otra entrega.


Martìn Yubro
guitarrista, compositor, docente
www.martinyubro.com.ar
https://www.facebook.com/clasesdeguitarramartinyubro

jueves, 11 de julio de 2013

Clínica Luis D´Agostino en FAmusic

El pasado 28 de junio se llevó a cabo la clínica de guitarra a cargo Luis D´Agostino que pudieron disfrutar los clientes de FAmusic.



Luego de su estadía en el Reino Unido durante 1999 y 2008, Luis D´Agostino volvió a Buenos Aires, ciudad que lo vio nacer. En los años que pasó fuera del país recorrió tanto el circuito de jazz inglés como el de los diferentes festivales europeos. Al frente de un trío y también en dúo con el guitarrista Pete Oxley se presentó en el Royal Festival Hall, Queen Elizabeth Hall, National Theatre, Art Festival of Edimburg, Pizza Express (Soho, Londres), 606 Club (Chelsea, Londres), Pizza on The Park (Londres), entre otros escenarios.





Toda esa experiencia y conocimiento lo lleva a ser destacado entre los músicos argentinos de Jazz.



En esta oportunidad y con la organización de FAmusic, Luis D´Agostino dio su clínica de guitarra donde se trataron los temas "Información teórica de improvisación", "Armonía funcional" y "El músico free lance en el mundo moderno". Ushi Cerviño acomapañó la demostración como músico invitado.



Pueden ver un video de esta clínica y muchos más en nuestro canal de Youtube:
http://www.youtube.com/user/famusictv?feature=watch