lunes, 28 de abril de 2014

El Luna cabe en una canción

Fito Páez presentó “Yo te amo” ante un Luna Park colmado. Sonaron todos los temas de este último disco de estudio y también los grandes éxitos de toda su carrera.



Fito Páez volvió a lucirse en un Luna Park lleno y presentó “Yo te amo”, su último disco de estudio editado el pasado año. Hubo lugar para distintos homenajes, participó Ariel Rot y sonaron los clásicos de siempre.

Pasadas las 21 horas, cuando parecía que iba a haber algunos huecos en las tribunas, el Luna Park se llenó en un puñado de minutos y comenzó a vibrar cuando las luces se apagaron. Empezaron a sonar los primeros acordes de “Yo te amo”, canción que da nombre a la última placa de estudio del rosarino, y el estadio comenzó a corear las melodías, acompañado por una inmensa cantidad de globos que empezó a volar hacia el escenario.


“Qué lindo es volver a tocar un disco entero”, disparó Fito y fueron sonando una a una las canciones que forman parte de su reciente material. En perfecto orden sonaron los 11 temas y hubo distintos homenajes. El primero de ellos fue para su hija: sonó “Margarita” y se proyectó el flamante video oficial de la canción sobre una enorme pantalla que cubrió todo el fondo del escenario. Todas las visuales del show estuvieron realizadas por Romina Ricci, quien también dirigió el video de “La canción del soldado y Rosita pasos” y marcó el momento más emotivo del show. El rosarino, que lució un traje rosa durante la primera parte del show, interpretó sentado en el piano esta obra que refleja la historia de un ex combatiente y muchos ojos se llenaron de lágrimas. El último de los homenajes fue para Gustavo Cerati a quien dedica “La velocidad del tiempo” y cuenta las historias que vivieron ambos músicos a través de los años.


Luego de un pequeño intervalo la banda volvió a saltar al escenario con “Al lado del camino”. Gastón Baremberg en batería, Mariano Otero en bajo, Juan Absatz en guitarras acústicas y teclados y Mariano Olivero en guitarra eléctrica, acompañaron a Fito que cambió su look para la segunda parte de la noche. El dúo Baremberg-Otero definió la precisión que tuvo la banda durante todo el show. Con una base sólida y poderosa, y un sonido compacto, se lucieron todos los clásicos de Fito.

Los distintos climas fueron variando, pasando de temas más rockeros como “Naturaleza sangre” y “Ciudad de pobres corazones” a baladas como “Polaroid de locura ordinaria” y “Brillante sobre el mic”, entre otros. “Hay canciones a las cuales el tiempo les hace bien y esta es una de ellas” fue la presentación que Fito le dio a “Tumbas de la gloria”, una de sus mejores obras.


“Abre” y “Bello abril” sonaron en un formato más acústico, con Fito sentado al piano y Juan Absatz escoltándolo como en toda la noche. 


El único invitado de la noche fue Ariel Rot. “Este es uno de los mejores compositores que tiene el país y no sólo lo digo yo, no estoy develando ningún misterio”, halagó el rosarino y ambos interpretaron una hermosa versión de “Giros”.


Tras otro breve intervalo, cuando parecía que el show había finalizado luego de “A rodar mi vida”, la banda volvió para interpretar tres bises. A partir de allí las plateas pasaron a ser un solo sector y toda la gente de pie se acercó al escenario para corear las canciones junto a Fito que lucía una bata blanca. Fue tal el fervor que dos personas alcanzaron a subirse al escenario y una de ellas logró abrazar al músico. Los temas elegidos para finalizar la noche fueron “El diablo en tu corazón”, “Dar es dar” y “Mariposa tecknicolor” y dejaron en claro por qué Fito es uno de los referentes más importantes de nuestro rock.


Con el público aclamándolo, cerró la noche saludando a todo el Luna Park junto a sus músicos, Romina Ricci y sus dos hijos.

Fotos: Fito Páez - Página Oficial (Facebook)

No hay comentarios:

Publicar un comentario